lunes, 26 de octubre de 2009

Torneo de Capullos

Después de una aparente calma de lo sucedido en capítulos anteriores, en Torn los Xmen continúan con sus vidas, pero los chicos malos de Hellfire Club quieren ponerlos en jaque mate (por los nombres que tienen cada integrante según la importancia de las piezas de ajedrez) como siempre haciéndoles creer que tienen recuerdos que son más falsos que pulmón robado, cambiando el comportamiento de sus enemigos o dejándolos sin poderes, haciéndolos muy vulnerables.
.

Scott, Hank, Kitty, Wolverine y Emma Frost, no saben dominarse dejándose llevar por sus emociones, pero de que serviría eso sin el guion psicológico que escribe Whedon. Sin los jefes de cabeza, la mansión está en caos, el viejo truco de Cassandra Nova, que quiere recuperar su capullo orgánico, usando a todo el mundo, incluyendo a su clan (que contrariedad con su hermano Xavier).

Para completar los problemas Ord y Danger vuelven al Instituto con un final de continuará en los próximos números dejándome en la confusión total.

Los personajes de El Club Infernal como Ellie Phimister y sobre todo Sebastian Shaw aparecen en las viñetas para ser golpeados, ahora este grupo no busca el control económico financiero para dominar al mundo sino que su propósito es de chiste, haciéndolos ver como marionetas sin motivo aparente, meros personajes accesitarios y decorativos.

Ver a Wolverine como un niño asustado e inocente, es pasable pero ¿por qué dedicarle una portada donde aparece más miedoso que Scooby Doo?, no hay respeto para los mutantes mayores desmemoriados.
.
.
Lo resaltable es el cada vez más protagonismo que tiene Kitty Pride a lo largo de la historia que empezó con el número uno.
.
.
Esta saga no esta a nivel de los doce números anteriores, pero sirve de enlace a Imparable cerrando con broche de oro la participación de Joss Whedon y John Cassaday en la serie Astonishing X-men. A leer se ha dicho.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada