martes, 3 de noviembre de 2009

Tanta Maravilla

Todo el mundo necesita un superhéroe, si es mujer mucho mejor, pero que pasa cuando la usurpadora te quita tu identidad secreta, esa es la problemática que plantea el parapsicólogo Brian Reed en War of the Marvels, que para no desentonar todo lo que significa el universo Marvel trajo desde el más allá a la fallecida Carol Danver.
.
.
Confundiéndome (porque no he leído los números anteriores) sobre porque Ms. Marvel tiene dos identidades: Catherine Donovan y Carol Danvers, intuyo que eso tiene que ver con el accidente Kree. Carol es una escritora que no cree llevar una vida normal y corriente que quiere buscar respuestas y viaja a New York a conseguirlas.
.
.
Ms. Marvel es capturada con la ayuda de la nuera de Osborn, pero logra escapar para luchar nuevamente con Dark Ms. Marvel (ya saben Moonstone), Iron Patriot elimina a Danvers, emergiendo de ella a los famosos Storytellers, una energía con voz propia que clama ayudar a Catherine ¿o era a Carol?

Carol se intorduce en la mente de Karla Soften (por descarte adivinen quien es), una sustancia verde mucosa invade el cuerpo de Dark Ms. Marvel que no quiere aceptar que necesita una redención para su alma, así logra hablar con su madre muerta y ve la chispa de su vida y aceptarse quien es verdaderamente (que tal rollo de quinta que tiene Reed ): Moonstone, cambia sorpresivamente de uniforme reanudando su pelea con su oponente rubia, el combate es ganado por la verdadera Ms. Marvel que le saca la chispa interior dejándola sin poderes, ahora es el momento de la muerte, pero Carol (¿o Catherine?) prefiere que esté muerta en vida porque sin su energía tiene como mínimo 3 días para vivir haciendo mea culpa por sus actos.

Como epilogo vemos a Karla dándole las quejas a Norman Osborn que le promete recuperar lo robado, pero como ya no es la misma de ayer, trata de reinvindicarse visitando la tumba de su madre, deben pagarle un miseria como heroína porque no es capaz de comprar flores para su ser querido, piensa en los consejos que le dio ¿Catherine Danvers? para que cambie de rumbo, en las flores que encuentra cerca de la lapida, ve una luz al final de túnel, su preciado Moonstone.
.

En la trama, que no le veía la mayor gracia, al final de todo el guionista te hacer ver que todo tiene sentido, al menos tiene un mensaje: si quieres leer a Ms. Marvel tienes que leer los 42 números anteriores para no andar perdido y angustiado tratando de entender de identidades secretas.
.
Lo mejor es el arte de los números 43 y 45 a cargo del francés Phillippe Briones (Submariner, X- Men: Legacy, White Thiger, etc) pero los dibujados por Sana Takeda no están mal en los números 42, 44, 46.
.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada