viernes, 25 de septiembre de 2009

Un cariño que nunca se va a olvidar


Antes de que Iron Man sea el hombre más buscado del mundo y después de Spiderman cambie de bando en Civil War, ambos vuelven a estar en el mismo equipo (diferente al mío). Ben Urich va con el fotógrafo Peter Parker para cubrir el ataque terrorista a Industrias Stark. El breve reecuentro comienza con el arácnido salvando la vida de un empleado de Tony. El millonario le cuenta sus planes para atrapar a sus enemigos pero se niega que el cabeza de red lo acompañe porque no está debidamente registrado.

Pero como a la Arañita le gusta ayudar y dar la contra, le pone un rastreador a prueba de sensores, atrapan a un inventor que vuela con la silla voladora y a un coleccionista que le encanta vestirse con las indumentarias del Duende Verde, Rino, Kraven, etc. A pesar de que Iron Man es Director de la desaparecida S.H.I.E.L.D. nunca arresta a su ex compañero fugitivo y trabaja con él a regañadientes no sin antes darle una chiquita de que debió patentar su tela de araña para volverse rico pero que no lo hizo para proteger su identidad (¿otra vez, impulsándolo a que de una conferencia de prensa?). Parker se siente culpable por dar la espalda a su amigo en un lejano pasado, y trata de enmendar su amistad con él, su relación amical progresa de buena manera.

El comic termina con un abatido y cansado hombre de Hierro estresado por su trabajo en medio de los escombros de su fábrica. Interesante argumento de Matt Fraction con el flojo dibujo de Salvador Larroca (2009).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada