miércoles, 17 de febrero de 2010

En Tierra de Ciegos, Zeb Wells no es el Rey

En el año 1964, Stan Lee hace el comic “EL Origen de Daredevil”, en la que Matt Murdock huérfano de madre, vive con su padre, un boxeador venido a menos. Si quieren leer Daredevil Battlin Jack Murdock (2007, Zeb Wells y Carmine Di Giandomenico, dibujo del segundo), entonces aténganse a que en realidad la madre no estaba muerta sino aparece de un momento a otro para dejar su hijo e irse con la Congregación de las Hermanas Inmaculadas , argumento hecho por Frank Miller en “Born Again”.

Toda la historia es similar a la que conocemos, "Batallador" Murdock debe caer en el cuarto round (por lo tanto tiene cuatro números), mientras transcurre la pelea se narra en paralelo la historia de padre de hijo con las enseñanzas que da la vida, cortesía de la Universidad de la Calle(tano).

Hay ligeras variaciones y licencias, como la de la fuga de la casa por parte de Matt por la paliza que le dio su padre, este no quería que utilice sus puños para la pelea sólo quería que estudie para que triunfe. El chico fugado ve a un ciego que quiere cruzar la pista y ocurre el accidente, sólo se ve eso, no hay visitas al hospital, ni siquiera de un signo de que Matt ya no es el mismo después de quedar ciego; porque el comic está centrado en la vida de Jack, un ser cansado de la violencia e incapaz de reiniciar otra relación sentimental porque sabe que tarde o temprano va a recaer en lo mismo que de siempre, no hay redención para hombres como él.

Los puntos en contra tiene el comic, es la mucha información, está bien que conozcamos la historia pero no por eso el guionista nos tiene que explicar que Murdock va a ser abogado, un poco mayor del niño que debería ser (el guionista coge esta vez la misma idea de Loeb en su Daredevil Yellow) cuando esa decisión lo hizo después de ver el cuerpo baleado de su viejo (aparece hasta Foggy Nelson en la pelea), con todos los argumentos masticados merecía un mejor acople.


Eso deja un final cachoso, la risa a mandibula suelta del Batallador por ganar una pelea que no debía, el ser abandonado muerto en medio de un callejón como el corolario de su vida de necesidades y vicios. Nadie lo llora ni jura venganza.

En el dibujo hay sangre y mucho felling y el argumento de Wells es más pasable que en Venon: Dark Origins (del que hice el comentario respectivo y que apela a la misma formula de contar historias que ya se dijieron, que chamba para fácil).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada