miércoles, 16 de diciembre de 2009

Cuando Stan Lee paralizó a los demás con semejante comic

"La Última Aventura de los Cuatro Fantásticos" nos trae de vuelta a Stan Lee (con el trazo de Romita Jr.), tal vez su técnica ya no sea la de antes, haya perdido el sarcasmo y las buenas frases brillan en sus creaciones del siglo pasado, pero al menos trata de contar una historia que sirve de excusa para el desfile de todas sus creaciones (o la mayoría); a su edad tampoco voy a pedirle que haga obras maestras, yo sé respetar a las personas de edad avanzada, les cedo el asiento en los micros y comento con benevolencia lo que hacen en su eterno tiempo libre, sobretodo si dicha persona es leyenda y nadie lo iguale hasta ahora.
.
La primera impresión que me llevo al leer el comic es que el argumento es parecido al remake de El día que la Tierra se detuvo, salvo que este comic (2007) es de dos años anteriores a la película, no pudo haber copia sino sentido común para adaptar algo que hasta Al Gore se da cuenta, a diferencia de la versión original donde Klaatu viene para advertirnos que el Planeta Tierra es amenaza para la galaxia, no se hace ninguna referencia al calentamiento global, a la cada vez delgada capa de ozono, el adiós de los nevados.
.

Un ser gigantesco indestructible (no se llama Gort sino el Adjudicador) llega a nuestro planeta por encargo del Tribunal Constitucional Cósmico (como siempre llevando hacia otro lado la Justicia) para destruir a la Tierra, ningún superhéroe de los Cuatro Fantásticos, ni el Capitán América, Iron Man, Spiderman, Daredevil, Silver Surfer, etc (sólo faltaron los de D.C.) puede impedir esta desgracia, aunque si yo vengo para una cosa y me quedo parado durante 50 páginas es porque no va haber ninguna destrucción y eso es lo que pasa. Ante la pregunta de y ahora quien va a defenderlos, Galactus hace su aparición, Silver Surfer hace lo que tiene que hacer y el Tribunal se retracta.
.
Los Fantásticos son agasajados por la Onu y deciden (eso debe hacer Stan Lee) pasar al retiro, Ben y su novia van a vivir a Nueva York y los demás viajan en su nave espacial esperando que nadie los olvide., no hubo ninguna muerte, solamente dicen chau. En el mismo año también se hace Los Cuatros Fantásticos: El Fin, hay mucha información e Google, yo no la voy a comentar.
.
.
Al menos Lee no cae en lo que a Marvel le gusta: hacer un Origen de un determinado personaje o convertirlo viejo y acabado, sin la sombra de lo que era antes, como el caso de Spiderman: Reign o Wolverine: El fin. Aunque eso depende de la imaginación de sus guionistas, tampoco voy a meter a Mark Millar con su Old Man Wolverine en el mismo saco (pronto las nuevas aventuras del bebé Hulk y el vejete Wolvie).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada