jueves, 17 de diciembre de 2009

Pero Millar como Bebe


Se acercan las fiestas de navidad y los Cuatro Fantásticos en vez de quedarse comiendo panetón y tomando chocolate en su casa, viajan a un lugar paraíso de Escocia para visitar a la familia del Ministro del Sétimo Día, primo de Reed Richars, en dicha zona desde hace 2009 años adoran a Dios con tal devoción, que nadie se enferma, no hay violencia, secuestros, chantajes ni robos, todos viven en una feliz armonía.
.
.
Llegó la noche buena y Johnny Noel reparte los regalos bajo el árbol, en la mañana Franklin y Valerie estrenan sus chaquetas voladoras, pero se alejan más de la cuenta, Val desaparece por lo que la familia empieza la búsqueda para encontrarla, su tío la encuentra a salvo bajo del agua, si tenían la pregunta de que la trama se parece a esa historia donde un pueblo feliz esconde un secreto (The Strange Little Town,1959), acertaron felicitaciones, aparentemente que predecible se ha vuelto Millar, aunque si se fijan bien, se encuentran cosas que se obvian.
.

Por ejemplo las tumbas en el patio trasero de la iglesia, donde la policía cava una para supuestamente enterrar a un perro pero ya le estaban guardando sitio para los restos de Val, que es ofrecida al Dios Korgo.
.

Cada veinticinco años una criatura es ofrecida al monstruoso pulpo para llevar la fiesta en paz, la justificación de todo el pueblo al creer que estaban haciendo lo correcto, el bien común que le llaman y si pones como líder de la comunidad a un Ministro, es porque el guionista quiere burlarse de algo tan sagrado, en una fecha tan santa. Amén.

Corresponde a los Números 564 (Portada homenaje a la Pintura Libertad para Vivir sin Miseria) y 565 con la ilustración de Bryan Hitch del año 2009.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada