viernes, 5 de marzo de 2010

Déjalos que digan que estamos locos


El estar enamorado hace que la persona se desconecte completamente de lo que pasa a su alrededor, no por eso te van a decir loco, encontraste a tu complemento para toda la vida, como dicen los expertos, cometes infidelidades cuando no sientes nada por tu pareja.

Pero todo extremo es malo, más aún si te hacen llamar Clayface III, tuviste problemas de pituitaria convirtiéndote en el barro que provoca la lluvia, ya no existes como persona normal, sólo eres un fenómeno que merece la indiferencia de todos. No comprenden tus deseos de llevar una vida normal, mejorar tu aspecto; incluso si eso te lleva a la locura sin tener noción de que es real y fantasía. Sientes nostalgia, no te das cuenta de que tu adorada novia Helena murió por tu contaminada piel, te aferras a la pérdida, piensas que sigue viva en alguna parte, sólo es cuestión de recorrer la ciudad para ver de nuevo su rostro en un museo de cera, todo sería felicidad sino fuera por el entrometido Batman que no conoce lo que es el amor ideal.
.

Todos merecemos terceras oportunidades, así que la rencontraste en un Centro Comercial en Rosendales, un poco callada, pero que importa si estás retomando la relación de pareja perfecta. Una noche la encuentras en otro sitio en paños menores, siempre hay lobos que acechan a su presa, debes tener más cuidado; te remuerden lo celos sin motivo, pero ella nunca dice nada, no hablan de ese tema tabú, eso te exaspera pero tratan de llevar sus vidas adelante.
.
.
Aparece un Guardia de Seguridad que roba el pañuelo de su esposa ante la inacción de ella, cual Caballero Medieval Literario dejas de lado la cortesía por tu amor sin medida, haciendo polvo al infeliz por semejante desliz. A raíz de esto Batman está nuevamente tras tus pasos, te preguntas todos entienden al infeliz guardia muerto, pero ¿Quién te entiende a ti?
.

Tus sospechas hasta del viento que toca su pelo, hace que creas que Batman se está metiendo en tu relación, desde esa vez en el museo, crees que te están diciendo en la esquina el venao, el venao y no aguantas ese martirio, juras venganza pero en cambio tu mujer sólo se ríe y se ríe al ver la escena de dos hombres por una mujer, no era la chica que idealizaste, te equivocaste con roche, era sólo un ser fabricado con fibra de vidrio y cabello artificial.
.
.
Logras hacer un trato con el Caballero Oscuro, se mudan a un lugar más tranquilo, un departamento en la Residencial Arkham, ya con tu relación destruida, sin que ninguno de los dos de el primer paso de la separación, esperas que algún día se la lleve Dios, es el único pensamiento que te tranquiliza y hace más pasable tus días.
.
Moore nos da un enfoque psiquiátrico de cómo él ve a Clayface en Batman Annual N° 11 (Arte de George Freeman, 1987), con el Justiciero Encapuchado que aparece en las últimas páginas y que tiene simpatía por los seres disfuncionales ya que se siente identificado con ellos, total no existe la gente normal.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada