miércoles, 24 de marzo de 2010

Destrozando el Cerebro


Cero es un fanzine argentino de número único con 24 páginas del año 2005 publicado por Toxicomix, cuenta con varias historias cortas, todos los dibujos son hechos por Juan Romera (El Pibe Momia, es la historia de una sola página hecho por él).

Una de ellas tiene por título Escotofobia (Pablo Di Pietro en la sombra), que se da la mayoría de veces en los niños por un injustificado miedo a la oscuridad, algunos como el protagonista, no superan esa fobia, incrementando el grado de pánico, las pesadillas no favorecen a vencer este miedo, lo que le imposibilita alejarse de la aterradora penumbra.
.

Va con el psiquiatra y le cuenta todo esto recibiendo como recomendación que para vencer ese temor debe pensar en los momentos felices que haya tenido a lo largo de su vida (no creo que haya tenido varios) hasta que poco a poco retome a una vida normal.

No es nada precavido el personaje, viene el apagón y en vez de tener su linterna a la mano, desesperadamente busca unas velas, encuentra también su revolver, aplasta sin querer las velas por lo que su única salvación es terminar con su existencia.
Las cosas casi nunca resultan como las pensábamos. Todavía con vida, está recluido en un manicomio al cuidado de su psiquiatra, le explica a su enfermero que lo mantengan atado a la cama hasta que despierte. Posteriormente para que no vuelva a atentar contra su vida, va a llevar una camisa de fuerza, la razón: el disparo lo dejó ciego, no sé si aprenderá a convivir con la eterna noche que le viene.
.
.
En este género de historias tétricas con final abierto (aunque se haya escrito la palabra Fin), la pesadilla empeora por la falsa salvación, siempre está presente la exageración y la consecuencia de un hecho sin aparente salida. Es sencillo identificarse ante uno de los miedos más universales que existen.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada